“Nuestro hijo es feliz, se alimenta saludablemente”

Hola! Somos una familia compuesta por mamá, papá y nuestro hijo Vicente Leiva Thies, de 4 años. Él es APLV y AMM (alérgico a la proteína de la vaca y alérgico alimentario múltiple). Fue diagnosticado al año y medio de edad, por una fuerte dermatitis atópica. La cual fue tratada quitando en primera instancia los principales alérgenos. Posteriormente se  confirmó por una “bioresonancia” la cual fue nuestra primera guía.

Después de varias revisiones médicas, llegamos donde el pediatra que lo ve hasta el día de hoy, él es especialista en alergias y la medicina que utiliza es principalmente biológica. A la fecha tiene reacciones cutáneas (en menor escala que al principio), respiratorias (bronquitis agudas seguidas) y en ocasiones gastrointestinales.

Vicente LeivaAl comienzo fue terrible, un infierno, era todo muy desconocido, además que Vicente ya había probado muchos alimentos y estos tuvieron que ser reducidos. Su base de alimentación fue leche de arroz, manzana y pollo sin marinar; algunas verduras, pero en general es alérgico a la mayoría de frutos secos, trigo, soya, lácteos y sus derivados; legumbres, pescado, chocolate, tomate; colorantes, entre otros. Actualmente su cuerpo tolera el trigo y pescado.

“A sido duro reconocer la letra chica en el etiquetado, las que corresponden a trazas o colorantes con otros nombres.”

La familia se ha incorporado de a poco en esta cruzada, y les damos las gracias por incluir a nuestro hijo en cumpleaños y/o celebraciones sin correr riesgos.

Vicente, es consciente de su “enfermedad” al punto de indicar claramente lo que puede y no puede consumir, en ocasiones pide comer alimentos que sabe le afectaran, pero los consume en pequeñas cantidades y con supervisión.

A pesar de todo lo difícil de esta situación en todos los ámbitos (social, psicológico, económico) tratamos de ver el lado positivo al asunto, claro ahora que ya contamos con más información y redes.

Nuestro hijo es feliz, se alimenta saludable, porque le cocinamos en casa tratando siempre de innovar en los menús y eso, él lo agradece y lo internaliza.